Blogia
Bitácora del Congreso Bitácoras y Derecho

Ponencia de Miguel Ángel Davara

Garantía de privacidad en los servicios de alojamiento de bitácoras.

Es un tema suficientemente complejo y con problemas que no son tan fáciles de resolver.

Aunque se pueda hacer todo, nos siempre es conveniente y tampoco tiene por qué ser legal.

Se refiere a la sentencia Liqvist, que ha referido una ponente anterior.

Si ponemos datos de personas en la web (o en una bitácora) estamos sujetos a las leyes de protección de datos correspondientes.

El tema es importante, por lo tanto.

La herramienta informática trata con personas. Hay que saber en qué ámbitos nos movemos. Sólo considerando bitácoras personales, porque si hablamos de ambientes corporativos la cosa cambia.

La primera pregunta es quién es el responsable de la bitácora en la que se vierten datos personales.

 Luego, hay que ver si se publican datos personales de terceros o no, en cuyo caso puede haber muchas complicaciones.

Para él la ley es de esas que nacen para no ser cumplidas, pero que ocasionan sanciones.

La idea sería 'incumpla usted prudentemente'; se trata de pensar en lo que uno quiere hacer y adaptar nuestro comportamiento de forma adecuada.

Los prestadores de servicios de internet son prestadores de servicios de intermediación, con obligaciones como tales.

Aunque uno tenga un Ferrari, no puede exceder los límites de velocidad en la carretera. Hay que saber manejar las herramientas dentro de los límites que nos permiten las normas.

Nuestro objetivo frente a la legislación debería ser tener en cuenta lo que queremos hacer y conseguir.

La seguridad jurídica es casi imposible por lo que conviene tomar las precauciones mínimas y razonables de acuerdo a nuestra actividad.

 Si la filosofía básica es la actualización, el tema se complica. Esa actualización puede ocasionar incumplimientos de la legislación.

Hay que estudiar el riesgo: ¿qué riesgo se puede asumir? ¿qué riesgo se quiere asumir?

Según Davara, la catequista sueca debería haber pedido permiso y usar criptografía (medidas de seguridad altas, por tratarse de datos de salud).

Las medidas de seguridad son muy problemáticas, porque aunque falle por motivos como empleados deshonestos el reponsable termina siendo la empresa.

De todas formas, la cuestión puede tener que ver con las denuncias. La agencia no tiene recursos para actuar de oficio. Nuevamente la idea tiene que ver con el riesgo, la probabilidad de que nuestro escrito pueda molestar a alguien o hacer que nos denuncien.

En la práctica: sensatez, e ir un poco más allá dependiendo del riesgo ...

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres